Recherche

La Agencia EFE y la crisis marroquí-española: Cuando los viejos prejuicios sustituyen a la línea editorial

23 de mayo de 2021 - 11h00 - España

© Copyright : DR

El corresponsal de la Agencia oficial española EFE ha realizado un "análisis" disparatado sobre la crisis diplomática entre Marruecos y España.



Se lió tanto que invitó a este caldo de falsedades -que hace la veces de artículo firmado en la jerga de las agencias de prensa- al ex presidente estadounidense Donald Trump, a Israel y a Alemania.

¿Qué hace un ex jefe de Estado y dos países lejanos en una crisis bilateral entre dos países vecinos, supuestamente socios leales, pero uno de ellos, demasiado confiado y demasiado engreído, ha apuñalado al otro por la espalda y le ordena guardar silencio?

El resultado entregado este sábado por el corresponsal de EFE es un artículo que al más sensato de los observadores le resultará difícil entender su sentido o su validez.

Su único mérito es añadir una buena dosis de confusión a la actitud española, que se ha convertido en un auténtico lío indigno de un país democrático.

La huida hacia adelante en esta crisis parece ser una especialidad española. Ni el Gobierno de Madrid, ni el corresponsal de EFE en Rabat, que se supone que conoce la realidad y los códigos de Marruecos, y menos aún los comentaristas y columnistas de la prensa ibérica, quieren reconocer el origen de la crisis. Pero es evidente.

Por enésima vez, el origen de la crisis marroquí-española es el individuo que duerme en una cama de hospital en Logroño, al norte del país.

El corresponsal de EFE, que pasa el día enumerando las notas de la MAP sobre esta crisis - al parecer mantiene estadísticas diarias que comparte en sus redes sociales - hubiera estado mejor inspirado para comprender y transmitir a su agencia y al público español la petición de Marruecos, que es básica y límpida.

Cabe preguntarse: ¿Por qué España, que dice ser socio estratégico de Marruecos, recibe a escondidas a un criminal de guerra, enemigo declarado del Reino? ¿Por qué Madrid omitió a sabiendas informar a Marruecos? ¿Qué motivo imperioso justificaría que el Ejecutivo español quisiera ocultar al poder judicial la presencia de un acusado de crímenes contra la humanidad?

Ya que estamos en las estadísticas, EFE ha producido no menos de 12 artículos editoriales, de los cuales cinco firmados por su jefe de oficina en Rabat. Artículos en los que los prejuicios compiten con la mala fe. Las ideas preconcebidas, empaquetadas y todas hechas rezuman entre las líneas.

En la crisis migratoria surgida en el presidio ocupado de Ceuta, EFE sacó la artillería pesada que bombardeó, como del tiempo pasado de la cañonera, desde Madrid, Bruselas y Rabat, con centenares de notas que retratan a España como una gran democracia víctima de la crisis y a Marruecos, como el gendarme vulgar que no ha cumplido la tarea que se le ha asignado.

¡No, señores Ibéricos! Marruecos es un país soberano cuyas autoridades de seguridad no son mercenarios al servicio de otros países. La asociación leal es una autopista de doble sentido. España ha optado voluntariamente por convertirla (la asociación) en un sendero no transitable de sentido único, por su propio interés, acogiendo en su casa a un genocida y ocultando sus acciones a su propia opinión pública.

El papel universalmente reconocido de la prensa en estas condiciones es hacer oír las opiniones, los argumentos y las peticiones de unos y otros. En resumen, ser un facilitador, un instrumento de acercamiento o simplemente informar.

Al igual que sus mandantes en Madrid, la agencia EFE optó por hacer de pirómano. Su corresponsal en Rabat echa leña al fuego con noticias tendenciosas y pujas en las redes sociales. Su larga estancia en Marruecos no ha suavizado, por desgracia, sus prejuicios originales.

Por: Bladi.es

Bladi.es