Recherche

El caso marroquí con Israel divide la familia real de Arabia Saudí

16 de diciembre de 2020 - 10h20 - España

© Copyright : DR

Ante la normalización de las relaciones diplomáticas entre Marruecos e Israel tras el reconocimiento de la soberanía marroquí en el Sahara por Estados Unidos, la familia real saudita está divida. Un bando familiar se muestra conservador y otro más flexible, piensa que la causa palestina podría mantenerse desde un progresismo a favor de los intereses estratégicos del reino.



La normalización de las relaciones entre Marruecos e Israel bajo la mediación de los Estados Unidos a cambio de una valiosa concesión, el reconocimiento de la soberanía marroquí en el Sahara, que le es cara a Marruecos sin desatender la causa palestina, ha hecho mover las borneras de las posturas más radicales sobre el conflicto israelo-palestino, en particular la de Arabia saudí, informa El País.

El efecto dominó deseado por la administración Trump no se ha dado, pero aun así el proceso de normalización va cuajando a cuenta gotas. Tras el establecimiento de relaciones diplomáticas con los Emiratos árabes unidos, Bahréin y Sudán, fueron el estilo y la medida del proceder marroquí en la normalización con Israel que suscitó gran interés y admiración desde el círculo más radical, Arabia Saudita, donde la cúpula de la familia, antes unida ante el conflicto entre Israelíes y palestinos, está divida, indica la misma fuente.

Según el medio de comunicación, desde Riad se admite que Israel tiene su sitio en el concierto de las naciones árabes. Y para los saudíes conscientes de que no puede haber una normalización completa sin ellos, ya se están planteando la idea, que sin duda alguna, se planteó Marruecos en su tiempo: ¿una normalización a cambio de qué? “Estamos en un momento en que más que preocuparnos por cómo hacer frente a los desafíos israelíes para servir a la causa palestina, debemos prestar atención a nuestra seguridad e intereses nacionales”, afirma el príncipe Bandar Bin Sultán de la familia real saudí.

Por: Bladi.es

Bladi.es