Recherche

Frutas Azahara, la empresa marroquí que ha reactivado el sector español de hortalizas

18 de febrero de 2021 - 15h00 - España

© Copyright : DR

En el sector español de hortalizas, la empresa Frutas Azahara, dirigida por una familia de origen marroquí, ocupa un lugar destacado. Llegada a España como migrante, con pocos recursos, logró el éxito.



La marroquí Azahara Arif, llega a España en 1990 a los 26 años, y empezó con los pequeños menesteres domésticos y luego de canguro. Tres años más tarde, conoció a su marido Mouhy Eddine Azzi, que trabajaba como obrero en un huerto en Fuenlabrada. Con sus economías, empezaron a crear posteriormente pequeños comercios en todas partes. Primero en una cafetería, luego una carnicería, y un mercado de frutas y legumbres, que les abrió la puerta de la prosperidad. Todas las empresas llevan el nombre Azahara.

Hoy, Frutas Azahara, la empresa de frutas y legumbres, cuenta con 41 tiendas en la región de Madrid. Factura por 28 millones de euros al año y cuenta con 250 empleados. Lamia 24 años, hija de Azahara y Mouhy, trabaja como directora financiera en la empresa. Habla cuatro idiomas, tiene dos másteres y mucha ambición. Proyecta abrir almacenes en otras provincias y lanzarse en la venta en línea, sacando lección del confinamiento de estos últimos meses. Lamia espera que el ejemplo de perseverancia de sus padres, llegados a España como migrantes, que empezaron de la nada para levantar su imperio, podrá inspirar a otros. “Con pocos medios pero muchos sueños y motivación, uno realiza lo que quiere”, defendió.

Además de los mercados de legumbres, Frutas Azahara tiene su propia producción y opera como mayorista. Su sede social está en Griñón. Es un gran almacén donde dueños de restaurantes y particulares van a surtir en sandías importadas de Agadir y Zagoura, y cultivadas en varias hectáreas en la periferia de Griñón.

Azahara Arif y su familia llevan una vida tranquila. Mouhy, su marido de 63 años, sufrió un infarto de miocardio. Lo que ha reducido su ritmo de trabajo a siete horas al día.

Por: Bladi.es

Bladi.es