Recherche

Guarderías cerradas, el calvario de las madres que trabajan

3 de octubre de 2020 - 15h40 - Marruecos

© Copyright : DR

Por falta de guarderías por estos tiempos de Covid-19, Soumia, madre de una niña de dos años está entre el deber profesional y las obligaciones de madre. Se ve obligada a recurrir a la asistencia de su madre, muy feliz de ser una niñera.



Soumia se toma media hora, cuando el tráfico es fluido para llegar a casa de su madre en Ain Chock, que está a unos 10 km de su barrio de Sidi Maarouf en Casablanca. Así, la madre funcionaria ha de salir cada mañana a la 07H00, para la casa de su madre antes de acudir a su trabajo, informa la Map.

Soumia tiene las mismas dificultades que muchas otras madres a cargo de niños de la pequeña infancia tienen, en casi todo reino. “El cierre de la guardería lo ha puesto todo patas arriba”, lamenta Soumia que añade: “Tengo la costumbre de pasar por la autopista para evitar el atasco”. A consecuencia de esto, llega a la oficina la primera y se da un cuartito de sueño en el banquillo.

“Arranco en un mal estado. Estoy agotada, cansada e incluso desgastada por despertarme temprano y acostarme muy tarde”, insistió. No hay que perder el ánimo, ya que por la tarde habrá que hacer el mismo trayecto de la mañana pero en sentido contrario. Lista para reanudar con lo mismo al día siguiente.

Soumia ha de sentirse afortunada en comparación con sus hermanas, que son madres como ella ante la problemática de guarderías cerradas en este periodo de crisis. Al no tener a un familiar, habrá que pagar el precio que haga falta para tener a una doméstica o una niñera.

Es el caso de Hind, madre de un niño de seis meses, que trabaja en un centro de llamada y que ha de estar fuera de casa al menos diez horas. Cuenta con el apoyo de una antigua vecina a cambio de 50 DH al día.

Soumia y Hind, son casos corrientes, y hay muchos como ellas que le tendrán odio al coronavirus toda su existencia.

Por: Bladi.es

Bladi.es