Recherche

Marruecos: la Covid-19 pone fin al contrabando

22 de octubre de 2020 - 07h40 -Marruecos

© Copyright : DR

El cierre de las fronteras marroquíes reveló el papel del mercado ilícito al norte del país. Es el proveedor de empleos y fortunas insospechados.



Con el cierre de las fronteras marroquíes desde el pasado 13 de marzo, se acabó el tráfico de mercancías de contrabando, informa Le Monde, que añade que los comerciantes del zoco Joutia en el barrio de Derb Ghallaf en Casablanca, están decepcionados y preocupados: "Ahora, ya no tenemos nada que vender", deplora Mohamed. "Exportaba mis productos desde Europa y Turquía por medio de transportistas del sector informal. Seamos honestos: el contrabando está al centro del sistema", declara la dueña de una sala de belleza en Casablanca. Los productos de contrabando, es un tráfico que genera 20 mil millones de dírhams cada año (cerca de 1,8 mil millones de euros), informa la misma fuente que cita a los aduaneros marroquíes.

Los contrabandistas, mediante los enclaves españoles de Ceuta y Melilla al norte de Marruecos, acabaron por crear un ecosistema, inundando el mercado con productos adulterados o podridos en su mayoría, a unos precios baratos, en violación de la salud de las poblaciones provocando así, una evasión de cerca de 4 hasta 5 mil millones de dírhams de recetas fiscales cada año para el Reino.

También, se anunció la implantación de una zona industrial en la región al objeto de crear empleos. Se instan a los mayores contrabandistas a incorporar el circuito legal, importando sus mercancías mediante el puerto de Tánger-Med. "Una buena parte de ellos ya aceptaron, les ayudamos", asegura Nabyl Lakhdar, director general de la administración de aduanas e impuestos indirectos.

Pero, no hay que engañarse, la desaparición total del comercio de contrabando sigue no obstante utópico. En la zona de amortiguación de Guerguerat, en la frontera con Mauritania, el fenómeno ya se asoma, esta vez, con las mercancías de contrabando procedentes de China, indica la misma fuente.

Por: Bladi.es

Bladi.es