Recherche

¿Por qué Rabat está dando largas a la Cumbre de Alto nivel?

13 de febrero de 2021 - 09h00 - Marruecos

© Copyright : DR

Prevista varias veces, la cumbre de Alto nivel entre Marruecos y España se ha visto repetidamente aplazada por motivos relacionados con la crisis sanitaria (versión oficial). Pero para muchos detrás de esta escasez de prisa de Rabat para la celebración de dicha cumbre, que le urge a Madrid, Marruecos necesita de España un cambio de postura sobre el Sahara.



La cumbre bilateral de alto nivel entre España y Marruecos prevista en febrero, tras las anteriores anunciadas y fallidas por motivos relacionados con la pandemia de la Covid-19, sería a ojos de fuentes diplomáticas españolas, una forma de presión para llevar Madrid a cambiar su postura respecto del Sahara occidental y consecuentemente abrir negociaciones sobre los asuntos de desacuerdo entre ambos países.

Para los diplomáticos españoles pese a que Rabat no ha vinculado la celebración de la cumbre a esta cuestiones, no hay duda de que lo que se espera de España es la apertura de discusiones sobre los enclaves de Ceuta y Melilla, cuyas fronteras siguen cerradas con Marruecos hace más de un año, y sobre todo el alineamiento de Madrid con Rabat sobre la cuestión del Sahara.

Rabat insta a Madrid al igual que lo hizo con la UE en enero pasado a salir del llamado “zona de Confort” y apoyar el proceso político en marcha en el Sahara en el marco de la amplia autonomía que defiende Marruecos en vez de un referéndum de autodeterminación. Pero diplomáticos españoles consultadas según fuentes muy cercanas, dejan divisar un difícil cambio de postura sobre el Sahara de Madrid, para quien la única solución viable y justa es la que vendría de la ONU. Es por lo que anima al secretario general, Antonio Guterres, a nombrar cuanto antes a otro enviado especial.

Respecto de Ceuta y Melilla, tras las declaraciones del primer ministro marroquí El Othmani, según las cuales ambos enclaves forman parte del reino de Marruecos, y que llevó a la convocatoria de la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, por el ministerio de Asuntos exteriores español, la postura del gobierno español se endureció con la declaración de la vicepresidenta segunda, Carmen calvo, que dejó tajante que sobre “Ceuta y Melilla no hay tema que hablar”.

Habiendo revelado los previos preparativos de la reunión bilateral estas profundas diferencias, que nada acerca y a la que se suma el reto migratorio donde ambos países no se ponen de acuerdo sobre la mejor estrategia resultante, y sabiendo Rabat que Madrid quiere a través de la reunión bilateral una solución para los 20 000 migrantes asentados en Canarias, Marruecos presionaría dando largas a la cumbre de alto nivel.

Por: Bladi.es

Bladi.es