Recherche

Reconocimiento de la maroquinidad del Sahara: una suerte para el Reino

5 de febrero de 2021 - 19h20 - Marruecos

© Copyright : DR

El reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sahara marroquí por Estados Unidos no es unánime. Si algunos se alegraban de la decisión, otros siguen criticándola. Nasser Bourita, ministro de Asuntos exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes residentes en el extranjero, comparte con la comunidad internacional, su opinión sobre “una decisión que nos acerca a una solución”.



“El alcance de la decisión americana, está por descubrir con vista a su autor que es una potencia mundial, miembro permanente del Consejo de seguridad y aliado supremo de Marruecos. Los dos países construyeron durante estos veinte últimos años, unas relaciones estratégicas bajo los auspicios de su Majestad el Rey Mohamed VI. Aunque desde 1991, se haya sustituido la lucha militar por una batalla diplomática y que el Polisario no haya esperado la decisión americana antes de romper el alto el fuego e iniciar acciones provocadoras más visibles, explicó el jefe de la diplomacia marroquí a Jeune Afrique.

Los ejecutivos americanos quienes se sucedieron desde la administración Clinton, apoyaron todos la autonomía como solución a este conflicto porque esta solución es realista y sostenible, centrada en el compromiso. Así, la administración Trump concretó el proceso iniciado desde hace veinte años. Desde 2015, Estados Unidos pone a disposición de Marruecos, un presupuesto a favor de las provincias del Sahara marroquí, indica, antes de añadir los acuerdos comerciales firmados con la Unión Europea que se aplican a las provincias del sur del reino.

Además, la declaración trilateral respecto de la declaración presidencial americana oficializó un compromiso para un paquete virtuoso que permite mantener la estabilidad y la paz en el Magreb y el Medio Oriente. Por otra parte, 42 países acaban de reiterar su apoyo a la autonomía bajo la soberanía marroquí, lo que da muestra de que el proceso político no es un fin en sí mismo, sino un camino, concluye.

Por: Bladi.es

Bladi.es