Recherche

Los católicos marroquíes apelan al rey Mohamed VI

1ro de abril de 2021 - 20h00 - Marruecos

© Copyright : DR

La asociación de Cristianos de Marruecos llama al Rey Mohamed VI a reducir las diferencias cultuales y autorizar a los católicos a vivir plenamente su creencia religiosa.



“Solo los extranjeros tienen el derecho de ser cristiano en Marruecos. Los marroquíes todavía no pueden ir a las iglesias”, se indigna Fatima Laraki, católica de Tánger que es consciente del peligro que corren las personas que practican una religión fuera del islam en Marruecos. Como ella, muchos marroquíes siguen viviendo su catolicismo clandestinamente, en Tánger, Rabat o Casablanca.

La Constitución marroquí de 2011 reconoce la libertad de culto, pero solo acepta la existencia de musulmanes o judíos marroquíes. Mejor dicho, el artículo 220 del Código penal castiga a toda persona que intente convertir a un musulmán a otra religión de una pena que va hasta tres años de prisión. Por otra parte, el artículo 222 de la misma ley prevé penas de hasta seis meses para aquellos que rompen el ayuno públicamente durante el Ramadán. En 2010, unas decenas de evangélicos tuvieron que abandonar el reino por ser acusados de quebrantar la fe de los musulmanes. El mismo año, el egipcio Rami Zaki, franciscano fue expulsado de Larache.

Reunidos en asociación, unos cristianos marroquíes de diversas obediencias, solicitaron la mediación del exsecretario general del Consejo nacional de derechos humanos, Mohamed Sebbar, ante el gobierno para que este último les autorizara a dar nombres cristianos a sus niños y sepultarles en los cementerios cristianos, a dispensarles de la enseñanza del islam en las escuelas y casarse en una mezquita. Para Moustapha Soussi, fundador de esta asociación de cristianos, el gobierno todavía no reaccionó a este reclamo, pero no dejó de saludar los esfuerzos del rey Mohamed VI para “la tolerancia religiosa entre marroquíes, cualquiera sea su creencia”.

“La libertad de religión y conciencia son indisociablemente vinculadas a la dignidad humana”, indicó en 2019 en Rabat, el Papa Francisco, en presencia del rey Mohamed VI, que por su parte, declaró ser el garante “de la protección de los judíos marroquíes y de los cristianos extranjeros que viven en Marruecos”.

Estos últimos años, unos marroquíes llegados a España solicitaron el asilo político debido a su religión cristiana. Pero los tribunales españoles rechazan generalmente estas solicitudes simplemente porque no están perseguidos. Para los jueces, concederles el asilo político sería a acusar indirectamente a Marruecos de no respetar los derechos fundamentales y contribuiría así a complicar las delicadas relaciones con el reino.

Por: Bladi.es

Bladi.es