Recherche

El CDH debe prestar especial atención al impacto de las nuevas tecnologías en los derechos humanos

16 de junio de 2021 - 10h30 - Marruecos

© Copyright : DR

El Consejo de Derechos Humanos (CDH) debe prestar especial atención al impacto de las nuevas tecnologías en los derechos humanos, subrayó, este martes, el ministro de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes Residentes en el Extranjero, Nasser Bourita.



Expresándose en un debate de alto nivel, por videoconferencia, sobre el papel del CDH en la promoción de un enfoque basado en los derechos humanos con respecto a las tecnologías nuevas y emergentes, el ministro afirmó que el ritmo actual de la innovación digital supera la capacidad de los Estados para gestionar sus possibles impactos sociales.

"En efecto, hay que colmar varias lagunas importantes, sobre todo en lo que se refiere a la relación entre las nuevas tecnologías y los derechos humanos", dijo.

En este contexto, Bourita ha identificado cuatro retos principales que requieren una atención especial en el contexto de las tecnologías nuevas y emergentes.

El ministro subrayó que las nuevas tecnologías tienen un impacto nada desdeñable sobre el medio ambiente. En efecto, en términos de emisiones de CO2, Internet contamina 1,5 veces más que el transporte aéreo, dijo Bourita.

"Por lo tanto, el CDH debe prestar especial atención al impacto de las nuevas tecnologías en los derechos humanos para un medio ambiente seguro, limpio, sano y sostenible", afirmó el ministro, destacando que Marruecos alienta firmemente al Relator Especial sobre los derechos humanos y el medio ambiente a dedicar uno de sus próximos informes a esta cuestión.

Debido al desarrollo de nuevas tecnologías, hay casos en los que se pierden muchos puestos de trabajo, especialmente en los países en desarrollo, precisó el ministro. Para 2030, en alrededor del 60% de las profesiones, al menos un tercio de las actividades podrían automatizarse y hasta un 14% de la mano de obra mundial debería cambiar de categoría profesional, añadió Bourita, citando a la Organización Internacional del Trabajo.

Sin medidas adecuadas, especialmente la reorientación y la formación de los trabajadores para nuevos puestos de trabajo, familias enteras podrían verse profundamente afectadas y sus derechos, incluido el derecho a un trabajo digno, serían denegados, advirtió el ministro, subrayando los impactos sociales del uso incorrecto de las tecnologías, incluyendo el intercambio de datos personales, las violaciones de la privacidad y la difusión de "noticias falsas".

El terrorismo también ha proliferado con las nuevas tecnologías, particularmente el reclutamiento en línea por grupos terroristas, la difusión de discursos de odio, las transferencias de dinero, etc., indicó Bourita.

En cuanto a la brecha digital entre el Norte y el Sur, el ministro indicó que las tasas de penetración de Internet muestran que África está retrasada con una tasa del 43%, mientras que América del Norte está a la cabeza con una tasa del 93%, frente al 88% en Europa.

Por lo tanto, es esencial garantizar un mejor acceso a las tecnologías en los países del Sur, incluso mediante la transferencia de tecnología, la asistencia técnica y el fomento de la capacidad, dijo.

En cuanto a la Inteligencia Artificial, el ministro afirmó que para asegurar que esta tecnología se ajuste plenamente a los derechos humanos, cada etapa del desarrollo de los algoritmos, incluyendo su diseño y despliegue, debe incorporar un enfoque basado en los derechos humanos.

A este respecto, es imprescindible acercar el mundo de la informática y el de los derechos humanos, formar a los ingenieros en derechos humanos e implicar a los expertos en derechos humanos en el desarrollo de algoritmos, subrayó.

El Reino de Marruecos es plenamente consciente del impacto positivo de las nuevas tecnologías en la mejora de la vida de sus ciudadanos y en la promoción de los derechos humanos, sin dejar de estar atento a los desafíos que plantean estas tecnologías, dijo Bourita.

El enfoque visionario de Su Majestad el Rey Mohammed VI ha hecho de las nuevas tecnologías y de la digitalización de diversos sectores un reto importante para transformar el acceso y la calidad de los servicios públicos, mejorar la inclusión económica y reducir la brecha digital, sin renunciar a los derechos humanos, agregó.

Así, se establecieron múltiples medidas legislativas, administrativas e institucionales para reforzar los derechos humanos y responder a los riesgos vinculados a las tecnologías nuevas y emergentes, como la creación de la Agencia de Desarrollo Digital y de la Comisión Nacional para el Control de la Protección de los Datos Personales, recordó el ministro.

Marruecos concede también una gran importancia a la promoción de la educación y de la igualdad de género y se apoya en herramientas digitales para identificar y luchar contra las violaciones de los derechos humanos, como la discriminación y el acoso, prosiguió Bourita, señalando que el Reino también prestó especial atención a la ampliación del acceso de la mujer a la educación mediante el aprendizaje electrónico.

El Nuevo Modelo de Desarrollo, presentado recientemente a Su Majestad el Rey, subraya, a su vez, que la tecnología digital es una verdadera palanca para el cambio y el desarrollo, afirmó el ministro, añadiendo que este nuevo modelo llama a prestar especial atención a este sector como catalizador de transformaciones de gran impacto.

Por: Bladi.es

Bladi.es