Recherche

En Marruecos, la población se resigna a la prórroga del estado de alarma

13 de junio de 2020 - 18h30 -Marruecos

© Copyright : DR

Aislado del mundo desde casi tres meses, Marruecos decidió suavizar progresivamente sus medidas de contención. Los habitantes de algunas ciudades de alto riesgo criticaron las estrictas y rigurosas restricciones impuestas.



Entre resignación y decepción, las poblaciones de las grandes ciudades viven la nueva prórroga del estado de alarma adoptada por el gobierno, informa la AFP. Con estas nuevas medidas, Marruecos está dividido en dos zonas debido a las diferencias sanitarias. Con 61 % de población, la primera zona registra 23 % de casos positivos al coronavirus. La vida va normalizándose: desescalada, circulación sin permiso especial, reapertura de los espacios públicos al aire libre

En cuanto a la segunda zona que queda confinada hasta nuevo aviso, tiene en cuenta las grandes ciudades con 39 % de la población: la capital Rabat, Casablanca el centro económico del país, Marrakech el principal destino turístico o el gran puerto de Tánger. Hasta hoy, esta zona ha registrado 87 % de las contaminaciones de las 8 455 registradas en el reino desde el comienzo del brote del covid-19. Con esta prórroga del estado de alarma, resulta obligatorio el uso de mascarilla, la prohibición de reuniones, las mezquitas, las salas de cine y teatros cerrados, los restaurantes y cafés limitados a los pedidos para llevar.

Para el primer ministro, Saad-Eddine El Othmani, es cierto, el confinamiento es difícil, pero habrá permitido que Marruecos salve vidas. Según él, los indicadores sanitarios muestran un aumento de la tasa de letalidad que se estabiliza al 2,5 % y el 92 % de los casos leves o asintomáticos. "Pero la situación es diferente de una región a otra, de vez en cuando aparece un foco de contaminación", deplora el ministro ante algunos diputados.

Mientras que prevalezca la alegría de reanudar con la vida normal en las pequeñas ciudades, en las grandes ciudades, es la decepción total y el temor de permanecer confinados infinitamente. En las redes sociales, el hashtag #zone1 lideró las tendencias en Twitter en Marruecos. Por el momento, los desplazamientos siguen sometidos a la autorización excepcional, la interdicción de salida para los niños, la práctica del deporte en el exterior y la prohibición de acudir en la peluquería.

El gobierno no ha repatriado todavía a todos los compatriotas varados al extranjero, desde más de dos meses de cierre de las fronteras. Exceptos unos pocos miles que regresaron, la mayoría sigue varada lejos de sus familias.

Mientras que Túnez decidió abrir sus fronteras a los turistas el próximo 27 de junio, Marruecos está en la expectativa. Esperando la reanudación, Rabat desplegó una serie de ayudas en favor de las empresas paralizadas, los trabajadores en paro técnico y los del sector informal.

Por: Bladi.es

Bladi.es