Recherche

Rabat no acepta los intentos de Madrid de ocultar el verdadero origen de la crisis

21 de mayo de 2021 - 09h00 - Marruecos

© Copyright : DR

España ha intentado en los últimos días desviar la atención de la opinión pública y ha realizado maniobras para ocultar el verdadero origen de la crisis marroquí-española, que radica en el hecho de que Madrid prefirió confabular con los adversarios de Marruecos en una cuestión fundamental para el Reino y los marroquíes, indicó el ministro de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes Residentes en el Extranjero, Nasser Bourita.



Las maniobras españolas pretenden convertir en víctimas a los responsables de esta crisis, precisó el ministro en una declaración a la MAP, recordando que si hay una crisis entre Marruecos y España, es porque Madrid ha decidido, de forma soberana, maniobrar con los enemigos del Reino y acoger en su territorio a quien "hace la guerra a diario en Marruecos".

España ha actuado en este sentido de una manera que suscita muchas interrogantes sobre un Estado vecino respetable, aceptando entrar en todos estos chanchullos, prosiguió, agregando que el inicio de la crisis se remonta al 17 de abril y que desde entonces, España y su justicia han preferido mirar hacia otro lado en relación con la presencia en el territorio español de una persona acusada de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y crímenes de violación y graves violaciones de los derechos humanos, llegando incluso a proporcionarle una identidad falsa.

Todas las maniobras españolas para desviar la atención de los verdaderos orígenes de esta crisis "no engañan a nadie, en todo caso no engañan y no impresionan a Marruecos", dijo el ministro.

En este contexto, Bourita indicó que las autoridades españolas "deben ser primero transparentes con su propia opinión pública y con sus propias fuerzas vivas", subrayando que no es con reportajes e insultos y con bombardeo mediático que se va a ocultar esta realidad.

"Marruecos seguirá pidiendo aclaraciones y seguirá considerando que este es el fondo de la crisis", insistió, señalando que la lógica del humanitarismo ya no engaña a nadie.

El humanitarismo nunca nos ha dictado que pasemos por el chanchullo. El humanitarismo no se hace a escondidas, estimó Bourita, quien llamó a España a reconocer y asumir "sus graves actitudes" y evitar el "doble lenguaje". "Marruecos no procede al chantaje, Marruecos es claro en sus posiciones, en sus acciones y en su actitud", explicó Bourita.

El ministro condenó "la hostilidad mediática inédita" lanzada en España contra Marruecos. "Estamos asistiendo a una instrumentalización y a una movilización de todos los medios de comunicación con términos chocantes e inaceptables que a veces provienen de altos responsables", señaló. Los términos utilizados en esta campaña, como "chantaje", "agresión" o "país subdesarrollado", demuestran que "algunos círculos en España deben actualizar sus conocimientos sobre Marruecos", precisó.

"El Marruecos de hoy no es el Marruecos de ayer. Marruecos no tiene ningún complejo", dijo el ministro, explicando que la agresividad mediática de estos últimos días demuestra que es en España donde hay un complejo sobre Marruecos.

Orgulloso de sus logros, Marruecos es un país emergente y España lo sabe, indicó Bourita, estimando que "estos reflejos del pasado se revelan hoy y muestran esta brecha entre el Marruecos en el imaginario español y el Marruecos real".

Algunas personas en España no pueden admitir que el Reino haya preservado su estabilidad y asegurado su progreso económico y su desarrollo social gracias a las reformas iniciadas bajo el liderazgo de Su Majestad el Rey, prosiguió el ministro.

"Es hora de aclarar todo esto y de que España defina lo que quiere de esta asociación", indicó Bourita.

Por: Bladi.es

Bladi.es