Recherche

Los musulmanes de Lleida solicitan una flexibilización de las medidas sanitarias durante el Ramadán

13 de abril de 2021 - 17h00 - España

© Copyright : DR

Al considerar que las restricciones sobre los desplazamientos impuestas para contener la propagación del coronavirus constituyen un atentado contra la libertad de culto, la asociación Watani de Lleida, que obra para “la justicia y la libertad”, pide que el consejo municipal autorice, a título excepcional, a los fieles musulmanes a acudir a la mezquita para orar tarde en la noche, durante el sagrado mes del Ramadán que empieza el martes 13 de abril.



“Solicitamos la autorización ante el alcalde para que la gente vaya a orar y cumpla adecuadamente sus rituales religiosos en toda seguridad”, explica Mourat El Boudouhi, portavoz de la asociación. En Lleida, existe cuatro mezquitas para la comunidad musulmana estimada a 5 000 fieles. El Consejo no ha respondido todavía a la solicitud pero señala que otras entidades musulmanas de la ciudad, como la comunidad Ibn Hzan, “no comparten esta propuesta” y piensan respetar las medidas sanitarias vigentes, agregando que la competencia reglamentaria es la responsabilidad del Procicat.

La asociación Watani se dirigió también al representante de la Generalitat de Lleida, Ramon Farre, informa Mourat El Boudouhi que explica que los musulmanes deben observar el ayuno y orar muchas veces todo el mes sagrado. Pero con el toque de queda vigente, entre las 18H00 y las 06H00 de la madrugada, no podrán respetar estas exigencias. “El Tarawih es la oración la más importante de la jornada y puede durar hasta medianoche”, explica Mourat EL Boudouhi que pide las autoridades autoricen a “los musulmanes de Lleida y de toda la Cataluña ir a orar en las mezquitas incluso después del toque de queda”.

La asociación Watani asegura que se adoptarán todas las disposiciones para que las oraciones se desarrollen en las mezquitas en el estricto respeto de las medidas preventivas y tomando en cuenta su capacidad de acogida con el fin de evitar las muchedumbres. En este período de crisis sanitaria, la mezquita Camps Elisis de Lleida, la más grande de la ciudad, con una capacidad de acogida de mil personas, no puede acoger más que 200 hasta 400 personas, precisa el portavoz de la asociación Watani.

El año pasado, se celebró el ramadán durante el confinamiento y los lugares de cultos estaban cerrados. “Ir a la mezquita es un mandamiento de Dios. Si un musulmán quiere obtener más puntos, tiene que ir a la mezquita para orar”, destaca Mourat El Boudouhi.

Por: Bladi.es

Bladi.es