Recherche

En Marruecos, "la aeronáutica es la víctima colateral de la Covid-19"

19 de noviembre de 2020 - 18h00 -Economía

© Copyright : DR

El coronavirus ha tenido un impacto negativo en el sector aeronáutico marroquí, que no podrá volver pronto al ritmo anterior a la crisis. Un duro golpe para este sector que, en 20 años, ha hecho progresos significativos.



"Tuvimos que desprendernos del 30% de nuestra mano de obra y reorganizar nuestra producción", explica al diario Le Monde, Jonathan Modru, joven director de la fábrica montada en Nouaceur en 2011 por el grupo Ratier-Figeac Maroc (RFM) en la "zona de aceleración industrial" del MidParc, a 30 km de Casablanca. Esta planta ya no funciona a pleno tiempo. "A pesar de una recuperación que será lenta, seguimos confiados. La crisis sanitaria ha retrasado nuestro arranque", explica, al señalar que la nueva producción de Boeing y Airbus comenzará bien en 2021.

Matis Aerospace, especialista en cableado aeronáutico y una de las primeras empresas que se instaló en Nouaceur en 2001, se encuentra en una situación casi similar. "Vamos a perder uno o dos años en nuestras previsiones de desarrollo, pero para nosotros solo es un hecho pasajero", predice su presidenta, Zahira Bouaouda.

Un golpe relativamente moderado, pero el sector aeronáutico marroquí está aparentemente lejos de sus años de gloria. Esta crisis sanitaria está arruinando los esfuerzos de Marruecos que, al igual que la industria del automóvil, está revolucionando este sector. "Es una bolsa de aire definitiva", admite Hamid Benbrahim El Andaloussi, exnúmero 2 de Royal Air Maroc (RAM) y Safran Maroc. "La aeronáutica es la víctima colateral de la Covid-19. Se tardará tres o cuatro años en volver al nivel de actividad de 2019, pero el mundo no va a dejar de construir aviones", dice.

El gobierno marroquí no comparte esta opinión. "A pesar del retroceso, se ha reafirmado la demanda de calidad, en un sector en el que la calidad no es negociable, así como la capacidad de fabricar a tiempo", dice Moulay Hafid Elalamy, ministro de Industria, Comercio y Economía verde y digital.

Por: Bladi.es

Bladi.es